miércoles, 7 de agosto de 2013

¿CÓMO ESTAMOS DE REFLEJOS?

Cuando nacemos lo hacemos dotados de una serie de reflejos, es decir, unas respuestas involuntarias y automáticas ante un estímulo determinado. Son unas respuestas primitivas grabadas en nuestros genes por algún motivo y es que muchas actuan como una defensa ante un ataque, otras ayudan a la supervivencia a través de la búsqueda de alimento.

Estos reflejos son valioso, aunque hoy por hoy solo se dan importancia a aquellos relacionados con la alimentación y el resto sólo como indicadores de vitalidad en el recién nacido.

Cuando estudias la psicología evolutiva suelen hablarte de ellos, suelen examinarte durante los cursos (inlcuso en las oposiciones). el estímulo, la respuesta, la extinción...bueno, si tienes un buen maestro o curiosidad, también sabrás para qué sirve cada relejo.

Reflejo de moro, de marcha, de prensión plantar... Los relacionados con la alimentación son el de búsqueda (si rozamos la mejilla o comisura de los labios del recién nacido con el pecho/dedo éste se gira automáticamente hacia él) y el de succión (si colocamos el pezón/dedo en la boca del bebé este abre la boca y chupa enérgicamente). Ambos son reflejos de superviviencia , le guían hacia el alimento (pecho materno) y le ayudan a obtenerlo.

Del reflejo que nunca nadie me habló durante mi formación académica como Educadora Infantil fue del reflejo de extrusión, tuvo que ser Rosa Jové la que, a través de sus libros, me diese tal conocimiento.

"Es el reflejo por el que los recién nacidos no admiten y escupen el chupete. Hay padres que cuando nace el bebé aguantan el chupete con una mano porque dicen que el bebé lo escupe.
El reflejo de extrusión hace que los bebés no puedan ahogarse cuando algo, que no reconoce como piel o carne, entra en su boca. Ellos lo escupen.
No hay nada más patético que intentar dar una cucharada de comida a un bebé que no ha perdido ese reflejo, lo escupe. Los padres piensan que el niño rechaza la comida. A veces incluso se la dan con biberón y (que el niño ya conoce) y la acepta, con lo que concluyen que les toma el pelo y que es un vago que no quiere la cuchara"

¡¡¡¡¡Esto es importantísimo!!!!!
¿! cuántas de vosotras   habeis vivido la escena del chupete!?
¿¡ a cuántas os han mandado dar cereales o fruta a un bebé de cuatro meses!? y empezó la batalla.... los llantos, los días sin comer, la desesperación....

Yo no conocía tal reflejo, cuando comenzó mi interés por la lactancia materna al quedarme embarazada lo descubrí...¿los pediatras tampoco lo conocen?

Este reflejo no suele desaparecer hasta los 6 meses de edad, teniendo en cuenta que es una edad aproximada y que cada niño tiene un ritmo y debemos respetarlo. Vuestro hijo NUNCA os está hechando pulsos ni toma el pelo

Pecho. un bebé que no ha perdido este reflejo sólo debe lactar, tiene derecho a seguir lactando. Por favor, no precipitemos las cosas con chupetes, refuerzos, papillas...que el niño no ha demandado. Respetemos su ritmo, el cuerpo es sabio y nadie mejor que uno mismo sabe lo que necesita a cada momento....

Ahorremos en lágrimas.

Este es el último post de la semana mundial de la lactancia. Quedan muchos aspectos para debatir en el tintero que irán saliendo, irán surgiendo e iremos compartiendo.

Este punto me ha parecido muy interesante y quería darle su protagonismo. Creo que necesitamos saber muchas cosas de nuestro bebé para poder entenderlo mejor, auqnue, como siempre mantengo, lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos es darle amor y respeto.

Amor y respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coméntame lo que quieras, sólo recuerda ser respetuos@